El embarazo y el trabajo

Introducción

La mayoría de las mujeres que están embarazadas pueden continuar trabajando durante su embarazo. Algunas mujeres son capaces de trabajar hasta que estén listas para dar a luz. Otras pueden necesitar una reducción en sus horas o dejar de trabajar antes de la fecha prevista de parto. 

Si usted puede trabajar o no depende de su salud, de la salud del bebé y del tipo de trabajo que tenga. A continuación se presentan algunos factores que afectan su capacidad para trabajar.

Levantar cosas pesadas

Si su trabajo le exige levantar objetos pesados, estar de pie o caminar, tal vez necesite trabajar menos horas cada día. Usted debe poner menos tensión sobre su cuerpo cuanto más cerca esté de la fecha prevista de parto.

Exposición a peligros en el trabajo

Si usted trabaja en un entorno peligroso (venenos o toxinas) posiblemente tenga que cambiar sus tareas hasta después de que nazca el bebé. Algunos peligros que pueden representar una amenaza para el bebé abarcan:

  • Tintes para el cabello: durante el embarazo, evite recibir o realizar tratamientos para el cabello. Sus manos podrían absorber los químicos presentes en el color.
  • Medicamentos quimioterapéuticos: estos son medicamentos utilizados para tratar a las personas con problemas de salud como el cáncer. Son medicamentos muy fuertes y pueden afectar a los trabajadores de la salud, como enfermeras o farmacéuticos.
  • Plomo: usted podría estar expuesta al plomo si trabaja en la fundición de este metal, fabricación de pintura, pilas, vidrio, impresión, cerámica, glaseado de cerámica, cabinas de peaje y carreteras muy transitadas.
  • Radiación ionizante: esto aplica para los técnicos de rayos X y las personas que trabajan en algunos tipos de investigación. (Este tipo de radiación no es la misma que la radiación de las computadoras, los televisores y los hornos de microondas. La radiación no ionizante no es dañina).

Pregúntele a su empleador sobre cualquier peligro o tóxicos en su lugar de trabajo. Haga las siguientes preguntas:

  • ¿Los niveles son tóxicos?
  • ¿Está el lugar de trabajo ventilado? (¿Existe flujo de aire adecuado para permitir que los productos químicos salgan)?
  • ¿Qué hay en el lugar para proteger a los trabajadores de los peligros?

Túnel carpiano

Si usted trabaja con una computadora, puede notar entumecimiento u hormigueo en las manos. Esto puede ser el síndrome del túnel carpiano. El entumecimiento y hormigueo es causado por el cuerpo que retiene líquido extra.

El líquido causa hinchazón de los tejidos, lo cual comprime los nervios en las manos. Es común en el embarazo, ya que las mujeres retienen el líquido extra.

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Con frecuencia, se sienten peor por la noche y, casi siempre, mejoran después de dar a luz. Si el dolor le está causando problemas, puede ensayar algunas medidas para aliviarlo:

  • Si trabaja con una computadora, ajuste la altura de la silla para que las muñecas no se flexionen hacia abajo a medida que escribe.
  • Tome descansos cortos para mover los brazos y estirar las manos.
  • Pruebe con un dispositivo ortopédico para la muñeca o la mano o un teclado ergonómico.
  • Duerma con una férula o un aparato ortopédico en las manos o sostenga los brazos sobre almohadas.
  • Si el dolor o el hormigueo la despiertan durante la noche, agite las manos hasta que éste desaparezca.

Si los síntomas empeoran o afectan su vida diaria, hable con su médico.

Estrés

El estrés en el trabajo -y en cualquier lugar- es una parte normal de la vida. Pero demasiado estrés puede causarle problemas de salud a usted y a su bebé. El estrés también puede afectar la forma como su cuerpo combate las infecciones o enfermedades. 

Algunos consejos para manejar el estrés son: 

  • Hable sobre sus preocupaciones con su pareja o un amigo.
  • Consulte con el médico para recibir cuidado prenatal regular.
  • Siga una dieta saludable y manténgase activa.
  • Duerma lo suficiente cada noche.
  • Medite u ore.

Pida ayuda cuando la necesite. Si está teniendo dificultades para hacerle frente al estrés, hable con su médico. El profesional la puede remitir a un consejero o terapeuta que pueda ayudarle a manejar mejor el estrés en su vida.


Actualizado: 8/23/2012
Versión en inglés revisada por: Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com