Cuidado de su acceso vascular para hemodiálisis

Nombres alternativos

Fístula arteriovenosa; Fístula A-V; Injerto A-V; Catéter con túnel

¿Qué es un acceso vascular?

Antes de que se pueda empezar la hemodiálisis, le tienen que hacer una abertura en el cuerpo para que la enfermera que realiza la hemodiálisis tenga acceso a su sangre, y la pueda hacer circular hacia fuera y volver a ingresar. Esta abertura se denomina acceso vascular.

Conozca qué tipo de acceso vascular tiene

Hay tres tipos principales de acceso vascular para hemodiálisis. 

Fístula: una arteria del antebrazo se cose a una vena cercana.

  • Esto permite que se introduzcan las agujas en la vena durante el tratamiento de diálisis.
  • Una fístula se demora de 1 a 4 meses en sanar antes de que esté lista para su uso. 

Injerto: se unen una arteria y una vena del brazo por medio de un tubo de plástico en forma de U bajo la piel.

  • Se introducen agujas en el injerto cuando se hace una diálisis.
  • Un injerto puede estar listo para usarse en 3 a 6 semanas. 

Catéter venoso central: un tubo de plástico flexible (catéter) se introduce bajo la piel y se coloca en una vena del cuello, el tórax o la ingle. Desde allí, el tubo va a una vena central que conduce al corazón.

  • Un catéter venoso central está listo para usarse de inmediato.
  • Por lo general se utiliza sólo por pocas semanas o meses.

Apenas salga del hospital

Se puede presentar un poco de enrojecimiento o hinchazón en el sitio de acceso durante los primeros días. Si usted tiene una fístula o un injerto:

  • Mantenga el brazo levantado sobre almohadas y mantenga el codo recto para reducir la hinchazón.
  • Puede utilizar el brazo el mismo día de la cirugía, pero no levante más de 10 libras o 4.5 kilos (un galón de leche pesa 8 libras o 3.5 kilos).  

Cuidado del apósito (vendaje):

  • Si tiene un injerto o una fístula, mantenga el vendaje seco durante los primeros dos días. Puede bañarse o ducharse como de costumbre una vez que le retiren el vendaje.
  • Si tiene un catéter venoso central, debe mantener el vendaje seco en todo momento. Cúbralo con plástico cuando se duche. No tome baños en tinas, ni vaya a nadar, ni se sumerja en un jacuzzi. No deje que nadie le saque sangre de su catéter.

Problemas con los que hay que tener cuidado

Los injertos y los catéteres son más propensos que las fístulas a infectarse. Los signos de infección son enrojecimiento, hinchazón, dolor, sensibilidad, calor, pus alrededor del sitio y fiebre.

Se pueden formar coágulos de sangre que bloqueen la circulación de la sangre a través del sitio del acceso. Los injertos y los catéteres son más propensos que las fístulas a coagularse.

Los vasos sanguíneos del injerto o la fístula pueden estrecharse y disminuir la circulación de la sangre a través del acceso, lo cual se denomina estenosis.

Cuidado diario de su acceso vascular

Seguir estas pautas le ayudará a evitar infecciones, coágulos sanguíneos y otros problemas con su acceso vascular.

  • Lávese las manos antes de tocar su acceso. Limpie el área alrededor del acceso con jabón antibacterial o alcohol antes de los tratamientos de diálisis.
  • Revise el pulso (también llamado "frémito") en su acceso todos los días. El médico o la enfermera le mostrarán cómo hacerlo.
  • Cambie el lugar donde la aguja penetra en la fístula o el injerto para cada tratamiento de diálisis.
  • No deje que nadie le tome la presión arterial, le ponga una IV (vía intravenosa) o le saque sangre del brazo donde está el acceso.
  • No deje que nadie le saque sangre de su catéter venoso central con túnel.
  • No duerma sobre el brazo que tiene el acceso.
  • No cargue más de 10 libras (4.5 kilos) con el brazo del acceso.
  • No use reloj, joyas o ropa ajustada sobre el sitio del acceso.
  • Tenga cuidado de no golpear o cortar su acceso.
  • Utilice su acceso solamente para la diálisis.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico o al personal de enfermería inmediatamente si nota alguno de los siguientes problemas:

  • Sangrado del sitio de acceso vascular.
  • Signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón, dolor, sensibilidad, calor o pus alrededor del sitio.
  • Una fiebre de más de 100.5 °F (38.0 °C).
  • El pulso (frémito) en el injerto o la fístula disminuye o no se siente en absoluto.
  • El brazo donde se colocó el catéter se hincha y la mano de ese lado se siente fría.
  • Su mano se pone fría, insensible o débil.

Actualizado: 8/16/2012
Versión en inglés revisada por: Herbert Y. Lin, MD, PHD, Nephrologist, Massachusetts General Hospital; Associate Professor of Medicine, Harvard Medical School. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com