Manejo del dolor durante los cuidados paliativos

Lo que es

Los cuidados paliativos ayudan a las personas con enfermedades graves a sentirse mejor. Uno de los problemas que puede causar una enfermedad grave es el dolor. Nadie puede mirarlo a uno y saber cuánto dolor tiene. Sólo uno puede sentir y describir su dolor.

Si el dolor está siempre o casi siempre presente, esto puede conducir a falta de sueño, depresión o ansiedad. Estos problemas pueden llevar a que sea más difícil hacer cosas, ir a lugares y disfrutar de la vida. El dolor puede ser estresante para usted y para su familia; sin embargo, con tratamiento, se puede manejar.

Cómo se mide el dolor

En primer lugar, el médico o el personal de enfermería averiguarán lo que está causando el dolor, qué tanto dolor tiene, cómo se siente, lo que lo empeora, lo que lo mejora y cuándo se presenta.

Usted puede decirles al médico o al personal de enfermería cuánto dolor tiene midiéndolo en una escala de 0 (ningún dolor) a 10 (el peor dolor posible). Usted escoge el número que describa qué tanto dolor tiene en el momento. Puede hacer esto antes y después de tratamientos, de manera que pueda indicar qué tan bien funciona el tratamiento.

Cómo se trata el dolor

Hay muchos tratamientos para el dolor. Qué tratamiento es mejor depende de la causa y la magnitud de dicho dolor. Varios tratamientos pueden utilizarse al mismo tiempo para el mejor alivio del dolor. Estos abarcan:

  • Pensar en algo más para no estar pensando en el dolor, como jugando algo o viendo la televisión.
  • Terapias psicosomáticas como la respiración profunda, la relajación o la meditación.
  • Compresas de hielo, almohadillas térmicas, biorretroalimentación, acupuntura o masaje.

Usted también puede tomar medicamentos, como:

  • Paracetamol (Tylenol)
  • Antiinflamatorios no esteroides (AINES) como el ácido acetilsalicílico (aspirin), el naproxeno (Aleve) y el ibuprofeno (Advil, Motrin), el diclofenaco.
  • Narcóticos u opioides, como codeína, morfina, oxicodona o fentanilo.
  • Medicamentos que hagan efecto sobre los nervios, como gabapentina y carbamazepina.

Qué hacer

Conozca sus medicamentos, cuánto debe tomar y cuándo debe tomarlos. No se los tome con más frecuencia.

  • No tome más o menos medicamento que lo indicado.
  • Si está pensando en no tomar un medicamento, hable con su médico primero. Puede que necesite tomar una dosis más baja durante un tiempo antes de que lo pueda suspender sin correr riesgo.

Si usted tiene preocupaciones respecto a su medicamento para el dolor, hable con el médico o el personal de enfermería.

  • Si el medicamento que toma no alivia su dolor, puede que otro sirva para ello.
  • Los efectos secundarios, como somnolencia, pueden mejor con el tiempo.
  • Otros efectos secundarios, como las heces secas y duras, se pueden tratar.

Unas pocas personas que toman narcóticos para tratar el dolor se vuelven adictas a ellos. Si le preocupa la adicción, hable con el médico o el personal de enfermería.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si el dolor no está bien controlado o si tiene efectos secundarios de los tratamientos para dicho dolor.


Actualizado: 6/12/2012
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com