Reducción cerrada de una fractura ósea

Nombres alternativos

Reducción ortopédica de una fractura

Descripción

La reducción cerrada es un procedimiento para ajustar (reducir) un hueso fracturado sin cirugía. Esto permite que el hueso crezca de nuevo. Funciona mejor cuando se hace lo más pronto posible después de la fractura del hueso.

Una reducción cerrada la puede realizar un cirujano ortopédico (traumatólogo) o un médico general con experiencia para realizar este procedimiento.

¿Cuáles son los beneficios de una reducción cerrada?

Una reducción cerrada puede:

  • Ayudar a que el hueso cicatrice rápidamente y esté fuerte cuando sane.
  • Disminuir el dolor.
  • Mejorar las posibilidades de que su extremidad luzca normal y que usted la pueda usar normalmente cuando sane.
  • Disminuir el riesgo de una infección en el hueso.  

Posibles riesgos durante una reducción cerrada

El médico hablará con usted sobre los posibles riesgos de una reducción cerrada. Algunos son:

  • Los nervios y otros tejidos blandos cerca del hueso pueden resultar lesionados.
  • Se podría formar un coágulo de sangre y éste podría viajar a los pulmones o a otra parte de su cuerpo.
  • Usted podría tener una reacción alérgica al medicamento para el dolor que reciba.
  • Si la reducción no funciona, necesitará cirugía.

Su riesgo de cualquiera de estos problemas es mayor si usted:

  • Fuma.
  • Toma esteroides (como la cortisona), píldoras anticonceptivas u otras hormonas (como la insulina).
  • Es una persona de edad avanzada.
  • Tiene otros problemas de salud.

Respecto al procedimiento

Una reducción abierta es dolorosa. Usted recibirá medicamentos para bloquear el dolor durante el procedimiento. Podría recibir:

  • Un anestésico local o un bloqueo nervioso para insensibilizar el área (generalmente se administra en forma de inyección).
  • Un sedante para hacer que esté relajado pero no dormido (generalmente se administra a través de una vena o vía intravenosa).
  • Anestesia general para hacerlo dormir durante el procedimiento.

Después de recibir el medicamento para el dolor, el médico ajustará el hueso en la posición correcta, empujándolo o halándolo. Esto se denomina tracción.

Después de que el hueso esté ajustado:

  • Le tomarán una radiografía para asegurarse de que el hueso esté en la posición correcta.
  • Le pondrán una férula en la extremidad para mantener el hueso en la posición correcta y protegerlo mientras sana.

Después del procedimiento

Si no tiene otras lesiones o problemas, usted podrá irse a casa algunas horas después del procedimiento.

No se coloque anillos en los dedos de las manos o de los pies hasta que el médico le diga que es seguro hacerlo.      

Referencias

Fractures: general management In: Mercier LR, ed. Practical Orthopedics. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2008:chap 2.

General principles of fracture care. In: Eiff MP, Hatch R, eds. Fracture Management for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 2.


Actualizado: 6/11/2012
Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com