Terapia cognitivo conductual para el dolor de espalda

Descripción

La terapia cognitivo conductual (TCC) puede ayudarle a muchas personas a enfrentar el dolor de espalda crónico.

Nombres alternativos

Terapia cognitivo conductual para el dolor de espalda inespecífico; Terapia cognitivo conductual para el dolor de espalda crónico; Terapia conductual cognitiva para el lumbago crónico; Terapia conductual cognitiva para el dolor de espalda de tipo crónico; Terapia cognitivo conductual para el lumbago crónico

¿Qué es la terapia cognitivo conductual?

La TCC es una forma de psicoterapia. Por lo general, consiste en 10 a 20 sesiones con un terapeuta. Los pensamientos son la parte "cognitiva" y las acciones son la parte "conductual"  de la terapia conductual cognitiva.

Primero, el terapeuta le ayuda a reconocer los sentimientos y pensamientos negativos que ocurren cuando usted tiene dolor de espalda. Luego, el terapeuta le enseña cómo transformarlos en pensamientos útiles y acciones saludables. Cambiar sus pensamientos de negativos a positivos puede ayudarle a manejar su dolor.

¿Cómo funciona la terapia cognitivo conductual?

Se cree que cambiar el pensamiento respecto al dolor puede cambiar la forma como nuestros cuerpos responden a éste.

Posiblemente usted no sea capaz de impedir que se presente el dolor físico, pero con práctica, se puede controlar la forma como su mente maneja el dolor. Un ejemplo es cambiar un pensamiento negativo, como "ya no puedo hacer nada", a un pensamiento más positivo, como "tuve que lidiar con esto antes y puedo hacerlo de nuevo."

Un terapeuta que utilice la TCC  le ayudará a aprender a:

  • Identificar los pensamientos negativos
  • Detener los pensamientos negativos
  • Practicar el uso de los pensamientos positivos
  • Desarrollar un pensamiento sano

Pensar sanamente implica tener pensamientos positivos y tranquilizar la mente y el cuerpo mediante el uso de técnicas como el yoga, los masajes y las imágenes. El pensamiento sano lo hace sentir mejor y sentirse mejor reduce el dolor.

La TCC también puede enseñarle a volverse más activo. Esto es importante porque el ejercicio regular de bajo impacto, como caminar y nadar, puede ayudar a reducir el dolor de espalda en el largo plazo.

Para que la TCC ayude a reducir el dolor, sus metas terapéuticas deben ser realistas y su tratamiento debe hacerse en pequeños pasos. Por ejemplo, sus metas pueden ser ver más a sus amigos y comenzar a hacer ejercicio. Es realista ver a uno o dos amigos al principio y hacer pequeñas caminatas, tal vez sólo bajando la cuadra. No es realista volver a conectarse de repente con todos sus amigos y caminar tres millas de una vez en su primera salida.

Empezar

Pregúntele al médico por nombres de terapeutas y mire cuáles están en su plan de seguro.

Póngase en contacto con dos o tres de los terapeutas y entrevístelos por teléfono. Pregúnteles sobre su experiencia en el uso de la TCC para manejar el dolor de espalda crónico. Si no le gusta el primer terapeuta que vea, ensaye con otro.


Actualizado: 10/21/2011
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com