Permanecer activo y hacer ejercicio con artritis

Introducción

Estar activo es bueno para su salud general y sentido de bienestar. Las personas con artritis que son activas se sienten mejor que las que no lo son.

El ejercicio mantiene sus músculos fuertes y aumenta su rango de movimiento (qué tanto puede doblar y flexionar sus articulaciones). Los músculos cansados y débiles se suman al dolor o la rigidez que la artritis causa.

Los músculos más fuertes también le ayudan con el equilibrio y esto sirve para prevenir caídas. Además, el hecho de estar más fuerte puede ayudarle a bajar de peso, dormir mejor y le proporciona más energía.

Hacer ejercicio y estar lo más fuerte posible antes de la cirugía acelerará su recuperación.

Escoja entre estas actividades

Los ejercicios en el agua pueden ser el mejor ejercicio para su artritis. Los chapoteos al nadar, los aeróbicos en el agua o incluso simplemente caminar en el extremo poco profundo de una piscina fortalecen los músculos alrededor de la columna vertebral y las piernas.

Pregúntele al médico si usted puede usar una bicicleta estática. Si tiene artritis grave, usar una bicicleta puede acelerar el daño al cartílago y al hueso de la rodilla.

Si no puede hacer ejercicio en el agua o usar una bicicleta estática, ensaye caminando, con tal de que no le cause demasiado dolor. Camine sobre superficies lisas y uniformes, como las aceras cerca de su casa o dentro de un centro comercial.

Solicítele al fisioterapeuta o al médico que le muestre ejercicios suaves que aumenten su rango de movimiento y que le fortalezcan los músculos alrededor de las rodillas.

Tenga cuidado

Con tal de que no se exagere, permanecer activo y hacer ejercicio no harán que su artritis de la rodilla empeore más rápido.

Tomar paracetamol (Tylenol) u otra pastilla para el dolor antes de hacer ejercicio está bien. Pero no exagere con el ejercicio, debido a que el medicamento puede enmascarar el dolor.

Si cualquier ejercicio que usted hace lo lleva a que su dolor empeore más tarde en el día, durante la noche o al día siguiente, ensaye reduciendo la duración e intensidad de su ejercicio la próxima vez.


Actualizado: 8/12/2011
Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, and Linda J. Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington, School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com