Gangrena

Definición

Gangrena es la muerte del tejido en una parte del cuerpo.

Causas

La gangrena se presenta cuando una parte del cuerpo pierde su suministro sanguíneo, lo cual puede suceder a raíz de una lesión, una infección u otras causas. Usted tiene un mayor riesgo de presentar gangrena si tiene:

  • Una lesión seria
  • Enfermedad vascular (como arterioesclerosis, también llamada endurecimiento de las arterias, en los brazos o las piernas)
  • Diabetes
  • Sistema inmunitario deficiente (por ejemplo, por VIH o quimioterapia)
  • Una cirugía

Síntomas

Los síntomas dependen de la localización y causa de la gangrena. Si la piel está comprometida o la gangrena está cerca de ésta, los síntomas pueden ser:

  • Decoloración (azul o negra si la piel está afectada; roja o bronce si el área afectada está por debajo de la piel)
  • Secreción maloliente
  • Pérdida de la sensibilidad (que puede ocurrir después de dolor severo en el área)

Si el área afectada es dentro del cuerpo, como en el caso de gangrena de la vesícula biliar o la gangrena gaseosa, los síntomas pueden ser:

  • Confusión
  • Fiebre
  • Gases en los tejidos bajo la piel
  • Sensación general de malestar
  • Presión arterial baja
  • Dolor persistente o severo

Pruebas y exámenes

El médico puede diagnosticar la gangrena a partir de un examen físico. Además, se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes y procedimientos para diagnosticar una gangrena:

  • Arteriografía (radiografía especial para ver cualquier obstrucción en los vasos sanguíneos) para ayudar al plan de tratamiento para la enfermedad vascular
  • Exámenes de sangre (un conteo de glóbulos blancos [GB] puede ser alto)
  • Tomografía computarizada para examinar los órganos internos
  • Cultivo de tejido o fluidos de las heridas para identificar la infección bacteriana
  • Examen microscópico de tejido para buscar células muertas
  • Cirugía para encontrar y extirpar tejido muerto
  • Radiografías

Tratamiento

La gangrena requiere evaluación y tratamiento urgentes. En general, se debe extirpar el tejido muerto para permitir la cicatrización del tejido viviente circundante y prevenir la infección posterior. Dependiendo del área que tenga gangrena, el estado general de la persona y la causa de la gangrena, el tratamiento puede incluir:

  • Amputación de la parte del cuerpo que tenga gangrena
  • Una operación de emergencia para encontrar y extirpar el tejido muerto
  • Una operación para mejorar el suministro sanguíneo al área
  • Antibióticos
  • Operaciones repetitivas para remover el tejido muerto (desbridamiento)
  • Tratamiento en la unidad de cuidados intensivos (para pacientes gravemente enfermos)

Pronóstico

El pronóstico depende del lugar del cuerpo en donde esté la gangrena, de qué tanta gangrena haya y del estado general del paciente. Si el tratamiento se demora, la gangrena se extiende, o si la persona tiene otros problemas de salud significativos, puede morir.

Posibles complicaciones

Las complicaciones dependen de la parte del cuerpo en donde esté la gangrena, de qué tanta gangrena haya, de su causa y del estado general de la persona. Las complicaciones pueden abarcar:

  • Discapacidad por la amputación o extirpación del tejido muerto
  • Cicatrización prolongada de la herida o la necesidad de cirugía reconstructiva, como un injerto de piel

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame de inmediato al médico si:

  • Una herida no sana o hay úlceras frecuentes en un área.
  • Un área de su cuerpo se torna de color azul o negro.
  • Se presenta secreción maloliente de cualquier herida en su cuerpo.
  • Tiene dolor persistente e inexplicable en un área.
  • Presenta fiebre persistente e inexplicable.

Prevención

La gangrena se puede prevenir si se trata antes de que el daño tisular sea irreversible. Se deben tratar las heridas de manera adecuada y observarlas cuidadosamente para buscar signos de infección (tales como enrojecimiento que se propaga, inflamación o secreción) o incapacidad para sanar.

Las personas con diabetes o enfermedad vascular deben examinar en forma rutinaria sus pies para buscar cualquier signo de lesión, infección o cambio en el color de la piel y buscar atención médica en la medida de lo necesario.

Referencias

Andros G, Lavery LA. Diabetic foot ulcers. In: Cronenwett JL, Johnston W, eds. Rutherford’s Vascular Surgery. 7th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 112.

Zhang WW, Abou-Zamzam AM Jr. Lower extremity amputation: General considerations. In: Cronenwett JL, Johnston W, eds. Rutherford’s Vascular Surgery. 7th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 114.


Actualizado: 8/24/2011
Versión en inglés revisada por: Linda Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington School of Medicine; Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School, Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com