Erupción en niños menores de 2 años

Definición

Es un cambio en el color o textura de la piel, también llamado brote. Una erupción cutánea puede ser plana, con protuberancias, escamosa, de color rojo, de color piel, ligeramente más clara o más oscura que el color de la piel.

Nombres alternativos

Erupción cutánea en bebés; Miliaria; Sudamina

Consideraciones generales

La mayoría de las protuberancias y ronchas que se presentan en los recién nacidos son inofensivas y desaparecen por sí solas.

De lejos, el problema cutáneo más común en los bebés es la dermatitis del pañal, una irritación de la piel causada por humedad, orina o heces. La mayoría de los bebés que usan pañales tendrán algún tipo de esta dermatitis.

Sin embargo, hay otros trastornos cutáneos que pueden causar erupciones o brotes; aunque generalmente no son graves, a menos que estén acompañados de otros síntomas.

Causas comunes

  • La dermatitis del pañal (erupción en el área del pañal) es una irritación cutánea causada por la humedad prolongada y la interacción de la orina y las heces con la piel.
  • La dermatitis del pañal asociada con cándida es causada por un tipo de hongos levaduriformes, llamados cándida, que también ocasiona candidosis bucal. Esta erupción tiene un aspecto diferente al de la dermatitis del pañal; es muy roja y usualmente está acompañada de pequeñas protuberancias de color rojo en los bordes externos y requiere tratamiento con medicamentos.
  • La miliaria o sudamina es causada por la obstrucción de los poros que llevan a las glándulas sudoríparas. Es muy común en los niños pequeños, aunque puede presentarse a cualquier edad, particularmente en climas húmedos y cálidos. El bebé no suda y el sudor queda retenido en la piel, formando pequeñas protuberancias rojas u ocasionalmente pequeñas ampollas.
  • El eritema tóxico puede causar manchas o ronchas rojas y planas (usualmente con una protuberancia blanca similar a un grano en la mitad) que aparecen en casi la mitad de todos los bebés. Esta erupción rara vez aparece después de los 5 días de haber nacido el bebé y, por lo general, desaparecen entre 7 y 14 días y no es motivo de preocupación.
  • El acné en los bebés es provocado por la exposición a las hormonas de la madre. Se pueden observar protuberancias rojas, algunas veces con puntos blancos en la cara de los recién nacidos. Por lo general, el acné se presenta entre las 2 a 4 primeras semanas de vida, aunque puede aparecer hasta los 4 meses después del nacimiento y durar hasta los 12 o 18 meses.
  • Costra láctea (dermatitis seborreica) que produce descamación grasosa, parches con costras en el cuero cabelludo que aparecen en el bebé en los tres primeros meses. Por lo general, desaparece por sí misma, aunque algunos casos pueden necesitar tratamiento con medicamentos.
  • La urticaria son ronchas o habones de color rojo que parecen moverse alrededor del cuerpo. Por ejemplo, si se dibujara un círculo para marcar una de las ronchas, unas horas más tarde la roncha ya no estaría dentro del círculo, pero habría ronchas o habones en otras partes del cuerpo. Las ronchas difieren en forma y tamaño, pueden durar unas pocas semanas y su causa es incierta.
  • El eccema, que a menudo se da en familias, es una afección de la piel en la cual se presentan áreas secas, descamativas, rojas (o de un color más oscuro al del color normal de la piel) y pruriginosas. Cuando continúa por largo tiempo, estas áreas se vuelven gruesas. Esta afección está usualmente asociada con el asma y con las alergias, aunque con frecuencia puede ocurrir sin que se presente ninguna de éstas.

Cuidados en el hogar

DERMATITIS DEL PAÑAL

Se recomienda mantener la piel seca, cambiar los pañales mojados tan pronto como se pueda y dejar que la piel del bebé se seque al aire libre en lo posible. Se aconseja lavar los pañales de tela con un jabón suave y enjuagar muy bien, al igual que evitar el uso de pantalones de plástico. Asimismo, evitar el uso de pañuelos irritantes, en especial los que contienen alcohol, al realizar la limpieza del bebé.

Las cremas o los ungüentos pueden ayudar a reducir la fricción y proteger la piel del bebé de la irritación. Los polvos, como el talco o la maicena, deben utilizarse con mucha cautela, ya que pueden ser inhalados por el bebé y provocar una lesión pulmonar.

Si el bebé tiene una dermatitis del pañal asociada con cándida, el médico recetará una crema para tratarla.

OTRAS ERUPCIONES

La miliaria o sudamina se trata mejor suministrando un medio ambiente más fresco y menos húmedo para el niño.

Es poco probable que los talcos ayuden a tratar la miliaria y deben mantenerse fuera del alcance del bebé para evitar una inhalación accidental. Se recomienda evitar el uso de ungüentos y cremas, ya que tienden a mantener la piel más caliente y obstruyen los poros.

El eritema tóxico es normal en los recién nacidos y desaparece por sí solo en unos pocos días, sin necesidad de tratamiento.

El acné miliar/miliaria clara o blanca también desaparece por sí sola, sin necesidad de tratamiento.

En el caso de la urticaria, se debe hablar con el médico para tratar de encontrar la causa, dado que algunas causas específicas requieren medicamentos recetados. Los antihistamínicos pueden ayudar a aliviar la picazón.

ACNÉ EN LOS BEBÉS

Generalmente, el lavado normal es todo lo que se necesita para tratar el acné en los bebés. Se debe utilizar agua normal o un jabón suave para bebés y bañarlo sólo cada 2 ó 3 días. Es recomendable evitar el uso de medicamentos para el acné usados por los adolescentes y los adultos.

COSTRA LÁCTEA

En caso de costra láctea, se recomienda lavar el cabello o cuero cabelludo con agua o con un champú suave para bebés y remover las costras o la piel reseca con un cepillo. Si no se puede quitar fácilmente, se puede aplicar un aceite en el cuero cabelludo para ablandarla. La costra láctea usualmente desaparece a la edad de 18 meses. Si no desaparece, se infecta, o si se vuelve resistente a los tratamientos, se debe consultar con el médico.

ECCEMA

Para los problemas de la piel provocados por eccema, las claves para reducir la erupción son evitar rascarse y mantener la piel humectada:

  • Mantener las uñas de los dedos de las manos del bebé cortas y considerar la posibilidad de usar guantes suaves en los niños pequeños durante la noche para reducir el rascado.
  • Evitar los jabones que causen resequedad y cualquier otra cosa que en el pasado haya causado irritación (incluyendo alimentos).
  • Aplicar un ungüento o crema humectante inmediatamente después del baño para evitar la resequedad.
  • Evitar tomar baños largos, calientes y con burbujas que pueden causar más resequedad.
  • Las prendas de vestir amplias y de algodón pueden ayudar a absorber la transpiración.
  • Consultar con el médico en caso de que estas medidas no controlen el eccema (los bebés pueden necesitar medicamentos recetados) o si la piel comienza a aparecer infectada.

Aunque la mayoría de los niños con eccema se alivian con la edad, muchos tendrán la piel sensible en la edad adulta.

Se debe llamar al médico si

Se debe consultar con el médico si el niño tiene:

  • Una fiebre u otros síntomas inexplicables asociados con la erupción.
  • Áreas que luzcan húmedas, rojas o que supuran, las cuales son signos de infección.
  • Una erupción que se extiende más allá del área del pañal.
  • Una erupción que es peor en los pliegues de la piel.
  • Una erupción, manchas, ampollas o decoloración y el bebé tiene menos de tres meses.
  • Ampollas
  • No hay mejoría después de tres días de tratamiento casero.
  • Rascado considerable

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico lleva a cabo un examen físico, revisando la piel completamente para determinar el grado y tipo de erupción. Se recomienda llevar una lista de todos los productos utilizados en la piel del bebé:

El médico puede hacer preguntas tales como:

  • ¿Cuándo comenzó la erupción?
    • ¿La erupción empezó súbitamente (en cuestión de horas) o lenta y gradualmente?
    • ¿Los síntomas empezaron al nacer o durante la lactancia?¿A qué edad?
    • ¿Los síntomas empezaron después de que se presentó y se resolvió una fiebre?
    • ¿Se presentó la erupción después de una lesión cutánea, el baño o la exposición a la luz solar o al frío?
  • ¿Cómo es la erupción?
    • ¿Hay pequeñas manchas rojas?
    • ¿Tiene aspecto de pequeñas áreas rojas o ampollas?
    • ¿Tiene aspecto de hematoma o moretones ?
    • ¿Tiene aspecto de urticaria (ronchas rojas que aparecen y desaparecen en diversas partes del cuerpo y producen mucha picazón)?
    • ¿Luce la piel seca y dura?
    • ¿Es la erupción descamativa o costrosa?
  • ¿En qué parte del cuerpo se presenta la erupción?
    • ¿Se está diseminando a otras áreas?
  • ¿Qué otros síntomas también se presentan?
  • ¿Qué tipo de jabones y detergente utiliza?
  • ¿Aplica algo en la piel (cremas, lociones, aceites, perfumes)?
  • ¿El niño está tomando medicamentos? ¿Cuánto tiempo ha estado tomándolos?
  • ¿El niño ha comido recientemente algún alimento nuevo?
  • ¿El niño ha estado en contacto con pastos, malezas o árboles recientemente?
  • ¿El niño ha estado enfermo recientemente?
  • ¿Tiene el niño o alguien en la familia algún tipo de alergias?
  • ¿En la familia sufren de algún tipo de problemas en la piel?

Casi no se necesitan exámenes, pero pueden llevarse a cabo los siguientes:

Dependiendo de la causa de la erupción, se pueden recomendar antihistamínicos para disminuir la picazón e igualmente se pueden recetar antibióticos si hay una infección bacteriana.

El médico puede prescribir una crema para la dermatitis del pañal causada por cándida, pero si la erupción es severa y no es causada por este tipo de hongos levaduriformes, se puede recomendar una crema de corticosteroides.

Cuando se presenta eccema, el médico puede prescribir ungüentos o drogas que contengan cortisona para disminuir la inflamación.


Actualizado: 1/24/2011
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com