Regurgitación

Definición

Es el derrame o devolución suave de los contenidos estomacales hacia arriba y fuera de la boca en los bebés, acompañados algunas veces de un eructo. Es diferente al vómito.

Información

La mayoría de los bebés regurgitan leche por la boca y la nariz, dado que el esfínter en la parte superior del estómago a menudo está flojo. En bebés por lo demás sanos y felices que están creciendo bien, la acción de regurgitar es en su mayor parte de leche, en lugar de ácido gástrico, y no hay que hacer nada.

Los bebés que estén aumentando al menos 170 g (6 onzas) de peso por semana y mojen pañales al menos cada 6 horas generalmente están creciendo bien. En promedio, las regurgitaciones alcanzan su pico máximo a los 4 meses y desaparecen aproximadamente a los 7 meses de edad, aunque se pueden prolongar por más tiempo.

La regurgitación puede ser causada por muchas cosas diferentes. El músculo en la parte superior del estómago puede estar muy flojo (de manera que no puede retener cosas dentro), la válvula que se encuentra en el fondo del estómago puede estar demasiado apretada (de manera que el estómago se llena demasiado) o grandes burbujas de aire pueden ocupar demasiado espacio. Algunas veces, los bebés simplemente beben demasiado muy rápido. La regurgitación probablemente no se debe a una intolerancia a la leche maternizada o alergia a algo en la dieta de una madre lactante.

Para reducir las regurgitaciones, sáquele los gases al bebé varias veces durante y después de la alimentación. Siéntelo erguido con su mano sosteniéndole la cabeza. Deje que el bebé se incline un poco, flexionándose en la cintura. La postura erguida mueve aire hacia la parte superior del estómago y la inclinación hacia delante ejerce un poco de presión en el estómago para impulsar dicho aire, ayudando así a que el bebé eructe. Evite la presión sobre el abdomen, lo cual sucede al cargar al bebé sobre los hombros; esto simplemente provoca más expulsión de los contenidos estomacales.

A continuación, se presentan otras formas de reducir la regurgitación:

  • Para bebés lactantes, tratar de limitar la lactancia a simplemente una mama cada vez que se alimente.
  • Para bebés alimentados con biberón, evitar la alimentación con grandes cantidades; más bien alimentarlos con cantidades más pequeñas pero con más frecuencia. Asegúrese de que la tetina o tetero no tenga un orificio demasiado grande.
  • Tratar de sostener al bebé erguido por 15 a 30 minutos después de alimentarlo.
  • Evitar el movimiento excesivo y el zangoloteo durante e inmediatamente después de la alimentación.
  • Tratar de mantener la cabeza del bebé ligeramente elevada cuando sea el momento de acostarlo.
  • Algunas veces, puede ayudar el hecho de cambiar de leche maternizada (leche de fórmula) o eliminar un alimento de la dieta de la madre (generalmente la leche de vaca), pero debe preguntarle al médico antes de hacer esto.

Si la regurgitación “explosiva” sale disparada a través del cuarto, es importante acudir al médico para descartar una afección llamada estenosis pilórica. Aquí, la válvula demasiado apretada que se encuentra en el fondo del estómago necesita tratamiento.

Referencias

Orenstein S, Peters J, Khan S, Youssef N, Hussain SZ. Gastroesophageal reflux disease (GERD). In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th edition. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011;chap 315.

This article uses information by permission from Alan Greene, M.D., © Greene Ink, Inc.


Actualizado: 8/2/2011
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com