Depresión en adolescentes

Definición

Es un trastorno que afecta a los adolescentes y que lleva a que se presente tristeza, desánimo, pérdida de la autoestima y pérdida de interés en actividades habituales.

Ver también:

Nombres alternativos

Depresión juvenil; Depresión en la adolescencia

Causas

La depresión puede ser una respuesta a muchas situaciones y factores de estrés en los adolescentes. En ellos, el estado anímico depresivo es común debido a:

  • El proceso normal de maduración y el estrés que se presenta con éste.
  • La influencia de las hormonas sexuales.
  • Los conflictos de independencia con los padres.

También puede ser una reacción a un suceso perturbador, como:

  • La muerte de un amigo o pariente.
  • La ruptura con la novia o novio.
  • El fracaso en la escuela.

Los adolescentes que son más propensos a resultar deprimidos cuando experimentan eventos estresantes:

  • Tienen baja autoestima.
  • Son muy autocríticos.
  • Sienten poco control sobre los acontecimientos negativos.

Las niñas adolescentes presentan el doble de posibilidades de experimentar depresión que los niños. Un antecedente de depresión en la familia también pone a los adolescentes en mayor riesgo.

Los siguientes eventos o situaciones pueden causar depresión:

  • Agresión o acoso en la escuela o en otra parte.
  • Abuso o maltrato infantil, tanto físico como sexual.
  • Falta de destrezas sociales.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Enfermedad crónica.
  • Crianza o cuidados deficientes.
  • Acontecimientos estresantes de la vida, como la pérdida de uno de los padres por muerte o por divorcio.

Muchos adolescentes con depresión también pueden tener:

  • Trastornos de ansiedad.
  • Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA).
  • Trastorno bipolar.
  • Trastornos alimentarios (bulimia y anorexia).

Síntomas

La depresión puede cambiar la forma como los adolescentes se ven a sí mismos y a sus vidas, así como las personas en torno a ellos. Los adolescentes con depresión por lo general ven todo más negativamente y son incapaces de imaginar que cualquier problema o situación se puede resolver de un modo positivo.

Todos o algunos de estos síntomas de depresión pueden estar presentes:

  • Cambios en el apetito (por lo general pérdida del apetito pero a veces aumento).
  • Dificultad para concentrarse.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Episodios de pérdida de la memoria.
  • Fatiga.
  • Sentimiento de agitación, inquietud e irritabilidad.
  • Sentimientos de minusvalía, desesperanza, tristeza u odio hacia sí mismo.
  • Pérdida del interés o el placer en actividades que alguna vez eran divertidas.
  • Pensar o hablar acerca del suicidio o la muerte.
  • Problemas para dormir, sueño excesivo o somnolencia diurna.

Algunas veces, el comportamiento de una persona puede cambiar o puede haber problemas en el hogar o en la escuela sin ningún síntoma de depresión.

  • Comportamiento inadecuado (incumplimiento de toques de queda, actitud desafiante poco común).
  • Conducta delictiva (como el hurto).
  • Comportamiento irresponsable.
  • Rendimiento escolar deficiente; baja en las calificaciones.
  • Distanciamiento de la familia y los amigos (pasar más tiempo solo).
  • Consumo de alcohol u otras sustancias ilegales.

Si estos síntomas duran por lo menos dos semanas y afectan el estado de ánimo o la capacidad para desempeñarse, consiga tratamiento.

El suicidio es un riesgo para todos los adolescentes deprimidos. Ver el artículo suicidio y comportamiento suicida para mayor información sobre cómo reconocer y tratar los sentimientos suicidas.

Pruebas y exámenes

La verdadera depresión en adolescentes a menudo es difícil de diagnosticar, dado que los adolescentes normales tienen altibajos en su estado anímico, los cuales pueden alternar en períodos de horas o días.

A veces, cuando se les pregunta, los niños o los adolescentes dirán que no son felices o están tristes. Los médicos siempre deben preguntarle a los niños o adolescentes sobre síntomas de depresión.

El médico llevará a cabo un examen físico y ordenará exámenes de sangre para descartar causas médicas de los síntomas. Igualmente evaluarán al adolescente en búsqueda de signos de drogadicción. Lo siguiente puede causar u ocurrir debido a la depresión:

  • Consumo excesivo de alcohol
  • Consumo regular de marihuana (mariguana)
  • Consumo de otras drogas

El médico también revisará:

  • Los antecedentes de tristeza, irritabilidad, al igual que pérdida del interés y placer del paciente en actividades normales.
  • Signos de otros problemas psiquiátricos, como ansiedad, manía o esquizofrenia.
  • Riesgos de suicidio u homicidio, es decir, si el adolescente es un peligro para sí mismo o para los demás.

La información de familiares o profesores con frecuencia puede ayudar a identificar la depresión en los adolescentes.

Tratamiento

Las opciones terapéuticas para los adolescentes con depresión abarcan:

  • Tratamiento complementario por parte de un médico
  • Psicoterapia
  • Medicamentos antidepresivos (posiblemente)

El tratamiento se debe acomodar al adolescente y a los síntomas. Las familias con frecuencia ayudan en el tratamiento de la depresión del adolescente.

MEDICAMENTOS

El primer medicamento que se ensaya normalmente es un tipo de antidepresivo llamado inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS). Fluoxetina (Prozac) y escitalopram (Lexapro) son los únicos aprobados por la FDA para tratar la depresión mayor en adolescentes (edades de 12 a 17 años). La fluoxetina también está aprobada para niños de 8 años en adelante.

NOTA: los ISRS y otros antidepresivos portan una advertencia de que pueden aumentar el riesgo de pensamientos y acciones suicidas en niños y adolescentes. Otra evidencia acerca de estos fármacos no ha mostrado que los antidepresivos incrementen el riesgo de suicidio en niños.

Los médicos todavía están recetando ISRS y otros medicamentos antidepresivos para adolescentes con depresión. Varios puntos importantes respecto a tomar cualquier antidepresivo abarcan:

  • Los niños y los adolescentes que toman medicamentos deben asistir a control con un médico en busca de efectos secundarios. Los padres o cuidadores deben estar atentos a pensamientos o comportamientos suicidas, nerviosismo, agitación, irritabilidad, malhumor o insomnio que estén empeorando. Consiga ayuda médica para estos síntomas de inmediato.
  • No deje de tomar estos medicamentos sin hablar primero con el médico.

No todos los antidepresivos están aprobados para su uso en niños y adolescentes. Por ejemplo, los antidepresivos tricíclicos no están aprobados para su uso en adolescentes.

PSICOTERAPIA

Casi todos los adolescentes con depresión se benefician de algún tipo de psicoterapia. La psicoterapia es un buen espacio para hablar de sus sentimientos y preocupaciones y aprender formas de manejarlos.

Los tipos de psicoterapia abarcan:

  • La terapia cognitiva conductista le enseña a las personas deprimidas formas de combatir los pensamientos negativos. Esto hace que estas personas sean más conscientes de sus síntomas, les ayuda a conocer qué es lo que hace empeorar su depresión y les enseña habilidades de resolución de problemas.
  • La terapia de familia puede ser de ayuda si el conflicto de familia está contribuyendo a la depresión. El apoyo de la familia o los profesores puede ayudar con los problemas escolares.
  • La terapia psicológica (psicoterapia) puede ayudar a adolescentes a entender cuestiones que pueden estar causando su comportamiento, pensamientos, o sentimientos.
  • Unirse a un grupo de apoyo de personas que están experimentando problemas como el suyo también puede ayudar. Pídale al terapeuta o al médico que le haga recomendaciones.

Algunas veces, las personas con depresión grave o que están en riesgo de suicidio pueden requerir hospitalización para recibir tratamiento.

Los adolescentes con depresión deben aprender a:

  • Tomar los medicamentos correctamente y manejar sus efectos secundarios.
  • Estar atentos a signos tempranos que indiquen que la depresión está empeorando y reaccionar cuando esto suceda.
  • Hacer más ejercicio y buscar otras actividades que disfrute.
  • Evitar el alcohol o fármacos (sea que se los hayan recetado o no). Estas sustancias afectan el cerebro y empeoran la depresión con el tiempo y también pueden alterar su capacidad de discernimiento respecto al suicidio.
  • Cuando usted está luchando, hable con alguien de confianza respecto a cómo se está sintiendo. Trate de estar alrededor de personas que sean afectuosas y positivas.

Expectativas (pronóstico)

La depresión generalmente responde al tratamiento. Conseguir el tratamiento apropiado lo más pronto posible puede prevenir episodios posteriores. Sin embargo, cerca de la mitad de los adolescentes muy deprimidos seguirán teniendo problemas de depresión como adultos.

Posibles complicaciones

  • Drogadicción, alcoholismo y tabaquismo.
  • Efectos sobre el desempeño escolar y las relaciones interpersonales.
  • Otros problemas de salud mental, como trastornos de ansiedad.
  • Suicidio en adolescentes.
  • Violencia y comportamiento imprudente.

Por lo general, los adolescentes con otros problemas de salud mental requieren un tratamiento más prolongado y más intensivo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Hay números a los que usted puede llamar desde cualquier parte de los Estados Unidos, las 24 horas del día, los 7 días de la semana: 1-800-SUICIDE o 1-800-999-9999.

Llame al médico de inmediato si nota uno o más de estos signos de advertencia de un suicidio.

  • Entrega de las pertenencias a otros.
  • Cambios de personalidad.
  • Comportamiento de asumir riesgos.
  • Amenaza de suicidio o planes para lastimarse.
  • Retraimiento, ganas de estar solo, aislamiento.

Ver el artículo: suicidio y comportamiento suicida para mayor información.

Llame al médico si nota:

  • Depresión que no está mejorando o que está empeorando.
  • Nerviosismo, irritabilidad, mal humor o insomnio que es nuevo o empeora.
  • Efectos secundarios de medicamentos.

¡NUNCA IGNORE UNA AMENAZA O UN INTENTO DE SUICIDIO!

Prevención

La mayoría de los adolescentes se sienten muy tristes algunas veces. Tener apoyo y habilidades de adaptación puede ayudar a evitar que dichos períodos de tristeza conduzcan síntomas depresivos más graves. La comunicación abierta con el adolescente puede ayudar a identificar la depresión oportunamente.

Asegúrese de que el adolescente reciba ayuda profesional para hacerle frente a los períodos de estado de ánimo bajo. La identificación temprana y el tratamiento oportuno de la depresión pueden prevenir o demorar los episodios.

En hogares con adolescentes:

  • No guarde alcohol en la casa o hágalo bajo llave.
  • Guarde bajo llave las armas de fuego y almacene las municiones por separado.
  • Guarde bajo llave todos los medicamentos recetados.

Referencias

US Preventive Services Task Force. Screening and treatment for major depressive disorder in children and adolescents: US Preventive Services Task Force Recommendation Statement. Pediatrics. 2009;123:1223-1228.

Zuckerbrot RA, Cheung AH, Jenson PS, Stein REK. Identification, assessment, and initial management guidelines for adolescent depression in primary care. Pediatrics. 2007;120:e1299-e1312.

Cheung AH, Zuckerbrot RA, Jenson PS, Ghalib K. Treatment and ongoing management guidelines for adolescent depression in primary care. Pediatrics. 2007;120:e1313-e1326.

Bostic JQ, Prince JB. Child and adolescent psychiatric disorders. In: Stern TA, Rosenbaum JF, Fava M, Biederman J, Rauch SL, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 1st ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier;2008:chap 69.

Antidepressant Medications for Children and Adolescents: Information for Parents and Caregivers. National Institute of Mental Health (NIMH). January 13, 2010. Accessed March 25, 2012.


Actualizado: 3/25/2012
Versión en inglés revisada por: Timothy Rogge, MD, Medical Director, Family Medical Psychiatry Center, Kirkland, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com