Lesión del ligamento cruzado posterior (LCP)

Definición

Es un desgarro parcial o completo, o un estiramiento de cualquier parte del ligamento cruzado posterior (LCP), el cual está localizado dentro de la articulación de la rodilla.

Nombres alternativos

Lesión de la rodilla en el LCP; Lesión del LCP; Lesión de rodilla en el ligamento cruzado posterior (LCP); Rodilla hiperextendida

Consideraciones

El médico llevará a cabo un examen físico para revisar si hay signos de lesión del ligamento cruzado posterior (LCP). Esto incluye mover la articulación de la rodilla en diversas direcciones.

El médico también puede revisar si hay presencia de líquido en la articulación de la rodilla. Esta prueba puede mostrar sangrado en la articulación.

Una lesión del ligamento cruzado posterior se puede observar por medio de uno de los siguientes exámenes:

Causas

El ligamento cruzado posterior (LCP) es el ligamento más fuerte de la rodilla y se extiende desde la superficie posterosuperior de la tibia (hueso entre la rodilla y el tobillo) hasta la superficie frontal inferior del fémur (hueso que se extiende desde la pelvis hasta la rodilla).

El ligamento impide que la articulación de la rodilla presente inestabilidad posterior, es decir, impide que la tibia se mueva demasiado y que se vaya por detrás del fémur.

El ligamento cruzado posterior generalmente se lesiona por extensión excesiva de la rodilla (hiperextensión), lo cual puede suceder si usted aterriza torpemente después de saltar. El LCP también puede resultar lesionado por un golpe directo a la rodilla flexionada, como aplastar o romperse la rodilla en un accidente automovilístico (llamado "lesión de la articulación de la rodilla contra el tablero de instrumentos") o caer con fuerza sobre una rodilla doblada.

La mayoría de las lesiones del LCP ocurren con otras lesiones de ligamentos y traumatismo grave en la rodilla. Esta lesión generalmente ocurre con una dislocación de rodilla, la cual tiene una alta probabilidad de lesionarse nervios y vasos. Si usted sospecha de una lesión en el LCP, es importante que un profesional médico lo examine inmediatamente.

Síntomas

Primeros auxilios

Inicialmente, la lesión del LCP se trata:

  • Revisando el pulso y la circulación en el área.
  • Colocando una férula.
  • Aplicando hielo en el área.
  • Elevando la articulación (por encima del nivel del corazón).
  • Tomando antinflamatorios no esteroides (AINES) para el dolor.

Limite la actividad física hasta que la inflamación disminuya, el movimiento sea normal y el dolor desaparezca. La fisioterapia le puede ayudar a recuperar la fuerza en la articulación y en la pierna. Si la lesión sucede de repente (aguda) o si usted tiene un nivel de actividad alto, puede requerir una cirugía, que puede ser ya sea una artroscopia de rodilla o una reconstrucción quirúrgica "abierta".

La edad influye en el resultado del tratamiento. Los pacientes más jóvenes tienen mayor probabilidad de presentar problemas sin cirugía, ya que la inestabilidad crónica puede llevar a síntomas de artritis muchos años después. Qué pacientes necesitan de cirugía es motivo de controversia, debido a que muchas personas parecen recuperarse sin intervención quirúrgica. Las lesiones en las cuales el hueso es arrancado de un tirón con el ligamento o hay múltiples ligamentos lesionados necesitan reparación quirúrgica.

Las lesiones del LCP frecuentemente están asociadas con otras lesiones de ligamentos o dislocación de la rodilla . Es importante hacerse examinar las rodillas por otras lesiones, ya que algunas de ellas necesitan tratamiento urgente.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • Tiene síntomas de una lesión del ligamento cruzado posterior.
  • Le están haciendo un tratamiento para una lesión en dicho ligamento y se presenta mayor inestabilidad de la rodilla.
  • Se vuelve a presentar dolor o inflamación después de haber desaparecido.
  • La lesión no parece estar mejorando con el tiempo.
  • Usted se vuelve a lesionar la rodilla.
  • Tiene pérdida de la sensibilidad y disminución de la circulación en su pie.

Muchas lesiones del LCP están asociadas con otras lesiones de ligamentos o traumatismo grave en la rodilla. Usted debe hacerse examinar oportunamente para detectar estas otras afecciones.

Prevención

Use técnicas apropiadas al practicar algún deporte o realizar ejercicios. Muchos casos no se pueden prevenir.

Referencias

Honkamp NJ, Ranawat AS, Harner CD. Knee: Posterior cruciate ligament injuries in the adult. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’s Orthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:chap 23, section E.

Honkamp NJ, Ranawat AS, Harner CD. Knee: Posterior cruciate ligament injuries in the child. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’s Orthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:chap 23, section E.


Actualizado: 6/4/2011
Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington, School of Medicine; C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com