Parkinsonismo secundario

Definición

Es similar al mal de Parkinson, pero es causado por ciertos medicamentos, un trastorno diferente del sistema nervioso u otra enfermedad.

El término "parkinsonismo" se refiere a cualquier afección que implique los tipos de cambios de movimiento observados en el mal de Parkinson.

Nombres alternativos

Parkinsonismo de tipo secundario; Enfermedad de Parkinson atípica

Causas

El mal de Parkinson es uno de los trastornos del sistema nervioso más comunes que afectan a los ancianos.

La enfermedad de Parkinson ocurre cuando las neuronas en el cerebro que producen un químico llamado dopamina se destruyen lentamente. La dopamina ayuda a controlar el movimiento muscular. Sin la dopamina, las neuronas de esa parte del cerebro no pueden enviar mensajes apropiadamente. Esto lleva a la pérdida de la función muscular. El daño empeora con el tiempo. La razón exacta por la cual estas neuronas se desgastan se desconoce.

El parkinsonismo secundario puede ser causado por problemas de salud como:

Ciertos medicamentos pueden causar parkinsonismo secundario como:

  • Antipsicóticos (haloperidol)
  • Metoclopramida
  • Fenotiazinas

Otras causas de parkinsonismo secundario abarcan:

Ha habido casos de parkinsonismo secundario entre consumidores de drogas intravenosas que se inyectaron una sustancia llamada MPTP, la cual se puede producir cuando se fabrica una forma de heroína. Estos casos son raros y han afectado en su mayoría a drogadictos crónicos.

Síntomas

Los síntomas comunes abarcan:

  • Disminución en la expresión facial
  • Dificultad para comenzar y controlar el movimiento
  • Pérdida o debilidad del movimiento (parálisis)
  • Voz suave
  • Rigidez del tronco, los brazos o las piernas
  • Temblor

La confusión y la pérdida de la memoria pueden ser más probables en el parkinsonismo secundario. Esto se debe a que las enfermedades que causan este último con mucha frecuencia llevan a que se presente demencia.

Para obtener una descripción más detallada de los síntomas, ver el artículo: mal de Parkinson.

Pruebas y exámenes

El médico puede diagnosticar el parkinsonismo secundario después de llevar a cabo un examen físico y hacer preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas. Sin embargo, los síntomas pueden ser difíciles de evaluar particularmente en los ancianos.

El examen puede mostrar:

  • Dificultad para iniciar o suspender los movimientos voluntarios
  • Aumento del tono muscular
  • Problemas con la postura
  • Marcha lenta y arrastrando los pies
  • Temblores

Los reflejos generalmente son normales.

Los exámenes se pueden utilizar para confirmar o descartar otros trastornos que pueden ocasionar síntomas similares.

Tratamiento

Si la afección es causada por un medicamento, el médico puede recomendar cambiarlo o suspenderlo. Sin embargo, se deben sopesar los beneficios del medicamento frente a la gravedad de los síntomas. Los medicamentos se deben suspender o cambiar si los riesgos superan a los beneficios.

El tratamiento de afecciones subyacentes, como accidente cerebrovascular o infecciones, puede reducir los síntomas.

Si los síntomas dificultan la realización de actividades cotidianas, el médico puede recomendar medicamentos. Muchos de los medicamentos utilizados para tratar esta afección pueden causar efectos secundarios graves. Es importante que acuda al médico para que le realice chequeos. El parkinsonismo secundario tiende a ser menos sensible a la terapia médica que el mal de Parkinson. Sin embargo, vale la pena ensayar los medicamentos si la causa de la afección no es tratable.

Para obtener una descripción más detallada del tratamiento, ver el artículo: mal de Parkinson.

Grupos de apoyo

Ver: grupo de apoyo para la enfermedad de Parkinson

Pronóstico

El parkinsonismo secundario causado por antipsicóticos y otros medicamentos generalmente es reversible si se identifica oportunamente. Sin embargo, puede ser irreversible si es causado por:

  • Daño cerebral relacionado con drogas
  • Infecciones
  • Toxinas

Todas las demás causas son irreversibles y tienden a empeorar con el tiempo.

Posibles complicaciones

  • Dificultad para realizar actividades cotidianas
  • Dificultad para deglutir (comer)
  • Discapacidad, en grados variables
  • Lesiones por caídas
  • Efectos secundarios de medicamentos

Efectos secundarios por la pérdida de la fuerza (debilitamiento):

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • Los síntomas del parkinsonismo secundario se presentan, reaparecen o empeoran.
  • Aparecen síntomas nuevos, como:
    • cambios en la lucidez mental, el comportamiento o el estado anímico
    • conducta delirante
    • mareos
    • alucinaciones
    • movimientos involuntarios
    • pérdida de facultades mentales
    • náuseas o vómitos
    • posibles efectos secundarios de los medicamentos
    • confusión o desorientación severas

Si no puede cuidar a la persona en el hogar (después iniciar el tratamiento), hable de esta situación con el médico.

Prevención

El tratamiento de afecciones que pueden causar el parkinsonismo secundario puede disminuir el riesgo.

Se debe vigilar a las personas con afecciones que requieran el uso prolongado de antipsicóticos para evitar el desarrollo de parkinsonismo secundario. Los medicamentos antipsicóticos más nuevos tienen menos probabilidad de causar parkinsonismo secundario.

Referencias

Lang A. Parkinsonism. In: Goldman L, Ausiello D. Cecil Textbook of Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 433.

Lang AE. When and how should treatment be started in Parkinson disease? Neurology. 2009;72(7 Suppl):S39-43.

Lewitt PA. Levodopa for the treatment of Parkinson's disease. N Engl J Med. 2008;359(23):2468-76.


Actualizado: 9/26/2011
Versión en inglés revisada por: Luc Jasmin, MD, PhD, Department of Neurosurgery at Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles, and Department of Anatomy at UCSF, San Francisco, CA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com