Hipertensión inducida por fármacos

Definición

Es la hipertensión causada por el uso de una sustancia química, droga o medicamento.

Ver también: hipertensión arterial

Nombres alternativos

Hipertensión relacionada con medicamentos

Causas, incidencia y factores de riesgo

La presión arterial se determina por:

  • La cantidad de sangre que el corazón bombea
  • El estado de las válvulas cardíacas
  • La fuerza de bombeo del corazón
  • El tamaño y estado de las arterias

Existen varios tipos de hipertensión arterial:

  • La hipertensión esencial no tiene una causa identificable
  • La hipertensión secundaria ocurre a causa de otro trastorno
  • La hipertensión inducida por medicamentos es una forma de hipertensión secundaria causada por una respuesta a un medicamento

Entre los fármacos que pueden provocar hipertensión se encuentran:

  • Alcohol, anfetaminas, éxtasis (MDMA y derivados) y cocaína
  • Corticosteroides
  • Ciclosporina
  • Eritropoyetina
  • Estrógenos (incluyendo pastillas anticonceptivas) y otras hormonas
  • Muchos otros medicamentos de venta libre como los que se usan para la tos, el resfriado y el asma, particularmente cuando el medicamento para la tos y resfriado se toma con ciertos antidepresivos como tranilcipromina o antidepresivos tricíclicos
  • Medicamentos para la migraña
  • Descongestionantes nasales

La hipertensión de rebote ocurre cuando la presión arterial se eleva después de que uno deja de tomar o disminuye la dosis de una droga (típicamente un medicamento antihipertensivo).

Muchos otros factores también pueden afectar la presión arterial, tales como:

  • El estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos
  • La genética
  • Los alimentos consumidos y otras variables relacionadas con el cuerpo
  • Los niveles de varias hormonas del cuerpo
  • El volumen de agua en el cuerpo

Síntomas

Los síntomas de hipertensión inducida por fármacos son iguales a los de la hipertensión primaria, y pueden abarcar:

Nota: por lo general, la hipertensión no presenta síntomas.

Signos y exámenes

El médico le hará preguntas acerca de su consumo de drogas que se sabe afectan la medición de la presión arterial.

Las mediciones repetitivas de la presión arterial pueden confirmar el diagnóstico. La presión arterial que está elevada constantemente se considera hipertensión.

Dos factores determinan las mediciones de presión arterial: la presión arterial sistólica es el número más "alto" y es una medición de la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón late. La presión arterial diastólica es el número más "bajo" y corresponde a la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón está en reposo.

La presión arterial normal se define como la presión sistólica (superior) de menos de 120 mm Hg y la presión diastólica (inferior) de menos de 80 mm Hg. Una tasa constante sistólica de más de 140 mm Hg y diastólica por encima de 90 mm Hg se considera hipertensión.

La presión arterial sistólica entre 130 y 140 mmHg y/o diastólica entre 80 y 90 mmHg se consideran prehipertensión.

Se pueden llevar a cabo exámenes de sangre para determinar los niveles de los medicamentos que pueden estar causando la hipertensión arterial.

Tratamiento

El propósito del tratamiento es reducir la presión arterial por debajo de 140/90 (por debajo de 130/80 si tiene diabetes o enfermedad renal). Esto reducirá el riesgo de complicaciones.

Si es posible, deje de tomar la sustancia que le causó la hipertensión. El médico puede hacerle ajustes a su tratamiento si los medicamentos actuales le están causando hipertensión y usted no puede dejar de tomarlos.

Algunos de los medicamentos que se pueden emplear para bajar la presión arterial abarcan:

  • Bloqueadores de la aldosterona
  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA)
  • Bloqueadores de los receptores de angiotensina
  • Betabloqueadores
  • Bloqueadores de los canales de calcio
  • Diuréticos
  • Hidralazina, doxazosina y prazosina

Hágase revisar la presión arterial regularmente (según se lo recomiende el médico) para supervisar la respuesta al tratamiento.

Se pueden recomendar cambios en el estilo de vida, tales como:

  • Evitar el consumo excesivo de alcohol
  • Cambios en la dieta
  • Ejercicio
  • Pérdida de peso

Expectativas (pronóstico)

La hipertensión inducida por fármacos se controla por lo general con tratamiento y es posible que éste deba cambiarse periódicamente.

Complicaciones

Entre las complicaciones de la hipertensión sin tratamiento pueden estar:

Situaciones que requieren asistencia médica

Si usted padece hipertensión arterial, deberá tener citas regulares programadas con el médico.

Entre las citas, llame de inmediato al médico si se presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor torácico
  • Confusión
  • Cansancio excesivo
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración significativa
  • Cambios visuales

Prevención

Tenga precaución al tomar cualquier medicamento. Pregúntele al médico o al farmaceuta acerca de los efectos y si el medicamento podría interactuar con otros fármacos que esté tomando (incluso medicamentos de venta libre).

En personas con hipertensión, se puede recomendar la reducción en la ingesta de sal (sodio). Los productos que contienen sodio (p. ej. sal, glutamato monosódico y bicarbonato) pueden causar o empeorar la hipertensión en algunas personas.

Si el médico sospecha una hipertensión inducida por fármacos, es importante hablar acerca de todo el consumo de drogas, incluyendo el alcohol y otras drogas psicoactivas, para que la afección se pueda diagnosticar adecuadamente.

Referencias

Kaplan NM. Systemic hypertension: therapy. In: Libby P, Bonow RO, Mann DL, Zipes DP. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 41.

Victor RG, Kaplan NM. Systemic hypertension: mechanisms and diagnosis. In: Libby P, Bonow RO, Mann DL, Zipes DP. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 40.


Actualizado: 5/18/2012
Versión en inglés revisada por: Issam Mikati, MD, Associate Professor of Medicine. Feinberg School of Medicine, Northwestern University, Chicago, IL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com